Mudo Corazón

La Dirmudo-corazon-aficheectora, Chamila Rodríguez

Mudo Corazón nació de una necesidad profunda de conectar un momento íntimo en que pude ver y sentir cómo la belleza más pura puede ser destruida violentamente. Inspirada libremente en la poesía de Jorge Teillier, convoqué a quince amigos que me acompañaron en un viaje “a pulso”, rodamos  durante un fin de semana sumergidos en los bosques de la Isla Negra en el Litoral de los Poetas.
Cuando estaba iniciando la etapa de montaje, Galut Alarcón, mi montajista, me regaló  “En el mudo corazón del bosque”, un libro póstumo del poeta lárico y un disco con paisajes sonoros de los bosques australes de Chile, registrado y editado por Jaime Hernández. Ahí fue que se armó un discurso estético y político donde la poesía de Teillier, junto con los sonidos se conectaban con la devastación de nuestro patrimonio natural. En ese momento adquiere valor, el contrapunto de la memoria sonora originaria versus el paisaje visual de los bosques de nuestra zona central que al servicio de la industria y la productividad, destruyen la fertilidad de nuestro suelo y su enorme valor en nuestro espíritu.

Sinopsis
En el bosque nativo de Chile habitan dos espíritus solitarios. Una niña y una mujer que juegan, ríen y aman en ese paisaje. Exhaustas de juegos en la tibia hierba del medio día, se duermen en el corazón del bosque.
Al despertar, el paisaje cambia. Se inicia una pesadilla en que ambas enfrentan la pérdida y la destrucción de la belleza. El momento amoroso se convierte entonces en cenizas.
Una mirada profundamente femenina, que observa y desde la imagen y el sonido expresa una crítica a la amenaza del hombre, a la falta de cuidado cuando el mundo peligra, acercándonos a los paisajes sonoros de la fauna y flora polifónica que denota la riqueza que habita en nuestros bosques nativos australes.
Inspirado libremente en poesía de Jorge Teillier, Mudo Corazón, es una alegoría a la destrucción de la belleza.